Simbolismo de… la serpiente

Autor: M.A. Carrillo de Albornoz

publicado el 25-01-2021

De símbolo altamente complejo y profundamente dual, la serpiente es un animal muy enigmático e imprevisible, tanto en sus decisiones repentinas como en sus metamorfosis, que se distingue del resto de todas las demás especies por sus especiales características. Si situamos al hombre como término de un largo “esfuerzo genético”, tendríamos que situar a esta criatura fría, sin patas, sin pelos ni plumas, en el comienzo de ese mismo “esfuerzo”. En este sentido, hombre y serpiente son opuestos, complementarios o rivales; hay algo de serpiente en el hombre que, singularmente, está en su parte más incontrolada, pues la serpiente encarna la psique más oscura y misteriosa del ser humano.

simbolismo de la serpienteEn su capacidad letal representa la muerte y la destrucción, y cuando está enroscada se la compara con los ciclos de lo manifestado. La serpiente visible es una hierofanía de lo sagrado, no espiritual sino material. Es solar y lunar a la vez, símbolo de la muerte y de la vida, de la luz y las tinieblas, del bien y del mal, de la sabiduría y la pasión ciega. Se sirve de los sexos como de todos los contrarios; es hembra y también macho como tantos dioses creadores que son siempre, en su representación primera, serpientes cósmicas. La serpiente no representa pues un arquetipo, sino un complejo arquetípico ligado a la oscura y misteriosa noche de los orígenes, a la misma idea del renacer de la vida.

Es también la manifestación de cualquier nivel de fuerza, la fuente de todas las potencialidades materiales y espirituales estrechamente asociadas a la vida y a la muerte. Mantiene contactos con el mundo subterráneo y las tinieblas, teniendo acceso a la magia y a la omnisciencia. Es enemiga del Sol y de todos sus poderes luminosos y espirituales, en cuanto que representa las fuerzas oscuras de la humanidad.

La serpiente simboliza el conocimiento, el poder, la astucia, la sutileza y el ingenio, y a la vez las tinieblas, el mal y la tentación. Es un símbolo fálico masculino, pero también acompaña a deidades femeninas, adoptando sus cualidades más secretas, enigmáticas e intuitivas. En su sentido cosmológico representa el océano primordial si está enroscada, así como los ciclos y el movimiento. Su simbolismo está efectivamente ligado a la idea misma de la vida.

Desde el punto de vista macrocósmico, la serpiente Kundalini tiene por homóloga a la serpiente Ananta, que encierra en sus anillos la base del eje del mundo. Asociada a Vishnú y a Shiva, Ananta simboliza el desarrollo y la reabsorción cíclica, pero, como guardiana del nadir, es la portadora del mundo, al que asegura su estabilidad.

Cuando la serpiente se muerde la cola formando una circunferencia su figura es la del uroboros, que sugiere, según la expresión de Nicolás de Cusa, la idea misma de Dios. El uroboros es también un signo de manifestación y de reabsorción cíclicas, es unión sexual en sí mismo, autofecundador permanente según lo muestra su cola hundida en su boca, como perpetua transmutación de muerte en vida, ya que sus colmillos inyectan veneno en su propio cuerpo. Aunque evoca la imagen del círculo, corresponde sobre todo a la dinámica de éste, o sea, a la primera rueda, de apariencia inmóvil, pero cuyo movimiento es una rotación indefinida. De esta forma, el uroboros no es solamente el promotor de la vida, sino que lo es también del tiempo y la duración.

Créditos de las imágenes: Bofu Shaw

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.