Simbolismo de… el número 10

Autor: M.A. Carrillo de Albornoz y M.A. Fernández

publicado el 23-08-2015

El diez es para muchas doctrinas un número sagrado, símbolo de la perfección del universo manifestado, de la culminación de un recorrido. Es el primer número de dos cifras, el que cierra  el ciclo de los nueve primeros volviendo al principio, al uno y el cero, unidos ahora  en el diez, para comenzar un ciclo nuevo y más amplio de caída en la materia. Para la sabiduría tradicional todo es cíclico. Lo que partió del silencio y el abismo del Cero, el Uno,  inicia ahora una nueva serie  que va a comenzar con el doble Uno, el Once, un número que indica transición y que, según Schneider, tiene carácter infernal por poner de manifiesto  la desmesura del exceso, por intentar  sobrepasar “el número de la perfección” tal como lo llamó Pitágoras, el Hijo del Silencio.

Nueva Acrópolis - Número 10Para los pitagóricos el 10 es el número de la Tetractys, la década pitagórica, que es la suma de los cuatro primeros números (1+2+3+4=10) formando la cara de una pirámide, un triángulo equilátero de diez puntos dispuestos en cuatro filas horizontales. En el vértice de arriba, un solo punto simboliza el Uno, lo divino, principio de todo, el ser aún no manifestado. Debajo, en la segunda fila, la primera manifestación está señalada por la aparición de dos puntos como la primera dualidad, lo masculino y lo femenino, el falo y el huevo, la luz y las tinieblas, el cielo y la tierra, el yin y el yang, etc. representando los pares de opuestos a los que permanentemente se enfrenta todo lo creado. En la tercera fila, los tres puntos corresponden simbólicamente tanto a la tríada divina, a los Tres Logos,  como a los tres niveles del mundo: infernal, terreno y celeste o lo que en el hombre sería cuerpo, alma y espíritu: lo material, lo intelectual y lo espiritual. La base del triángulo, con cuatro puntos, simboliza la multiplicidad del universo manifestado, los cuatro elementos, las cuatro estaciones, las cuatro etapas de la vida, etc.

Se observará que el 10 es la fórmula binaria que corresponde al 2 en las calculadoras electrónicas, lo que confirma su sentido de origen de lo múltiple y de la manifestación, así como su papel totalizador. No olvidemos que el 10 es el doble de 5, y el cinco ya sabemos que es el número de la primera totalidad, del hombre completo, pues es la suma de 4+1, de la materia y el espíritu, que conforman el ya conocido juego de los opuestos que integran todos los seres creados. El diez muestra  así, una vez más, el dualismo interno de cada uno de los elementos que componen el cinco y que equiparan el macrocosmos con el microcosmos, el universo con el hombre.

Diez es también el número de los mandamientos, el Decálogo, entregado por Dios a Moisés en el Monte Sinaí según la Biblia hebrea. De acuerdo a esta historia, narrada en el libro del Éxodo, Dios escribió estos mandamientos en dos tablas de piedra –las Tablas de la Ley-, las cuales entregó a Moisés para que se las diera a su pueblo.

Más tarde, en el catecismo cristiano, citando el Evangelio de San Mateo (Mt 22;37-40) se dice: «Estos Diez Mandamientos se encierran en dos: amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo». Y Jesús, al despedirse de sus discípulos en la última cena los sintetizó aún más diciendo: “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros”.

Para los griegos, el primer dios fue Eros el Viejo, el Amor primordial, que es en definitiva el origen y el fin de la manifestación, el sendero por el que volvemos a casa, a la Unidad de donde un día partimos.

Créditos de las imágenes: Teoamez

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *