Buscar la felicidad

Autor: Jorge Alvarado Planas

publicado el 19-09-2014

Una de las principales características del ser humano, como ser pensante, es su capacidad de soñar, de tener visiones lejanas y hacer proyectos audaces para el futuro. El ser humano, al contrario que los animales, dispone de imaginación y de un fuego interior que le permiten adelantarse al tiempo, trasladarse al futuro y soñarlo.

Celebración del Día Internacional de la Felicidad

Celebración del Día Internacional de la Felicidad

Normalmente, utilizamos tal capacidad para soñar algo mejor: sueños y proyectos para un futuro mejor, algo que tiene relación directa con los ideales. Nuestros sueños son nuestros ideales, los que somos capaces de imaginar como mejores para nuestra evolución, la nuestra y la del mundo, y para nuestra felicidad.

Todos los filósofos han hablado de la felicidad como principal objetivo de la evolución del ser humano. Puede que cada uno tenga distintos objetivos, distintos deseos, distintos sueños, pero todos los queremos para ser felices. ¿Quién no quiere serlo? La cuestión es: ¿qué se considera felicidad para el ser humano como ser pensante, más allá de sus preferencias personales?

La felicidad es claramente un concepto filosófico: es una sensación atemporal de plenitud, una sensación que viene cuando se cumplen nuestros más elevados ideales. Los ideales elevados son siempre espirituales, puesto que también es espiritual la más elevada naturaleza del ser humano, que lo distingue de los animales.

Ponernos como objetivos más elevados los profesionales, económicos, sociales y otros por el estilo –por no hablar de otros más materiales y banales– y satisfacerlos, no nos hará más felices, porque inmediatamente después querremos otros más altos. Tales objetivos y visiones se mueven en el plano inferior de las expectativas humanas y, por consiguiente, no conducen a la felicidad verdadera, la espiritual, allí donde se encuentra el límite superior de la sustancia humana.

Estas pequeñas reflexiones nos conducen a la conclusión de que la búsqueda espiritual, aquella que se hace con verdadero amor a la sabiduría y al conocimiento superior y los hallazgos que esta búsqueda conlleva, de manera que nos conduzca al profundo conocimiento de nosotros mismos y de nuestro mundo, es el verdadero camino para la plena felicidad, que se ajusta al ser humano como ser pensante superior.

La búsqueda espiritual o filosófica es, por tanto, la esencia de la naturaleza humana. Si entendemos esto mejor, todos los problemas podrían solucionarse mucho antes y más correctamente. La historia de la filosofía de todas las épocas nos lo demuestra de manera real… El tema es que lo pruebes tú también. Y no olvides que nunca es tarde para empezar un  hermoso intento.

 

Jorge Alvarado Planas

Créditos de las imágenes: Egor Gribanov

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.
Se han obtenido los permisos necesarios para la publicación de este artículo

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies