Los antros iniciáticos de la antigua Grecia

Autor: Jorge Alvarado Planas

publicado el 17-06-2017

Testigos mudos de un mundo olvidado, los antros iniciáticos de la antigua Grecia siguen guardando muchos secretos aún inaccesibles al profano turista que, con sorpresa, los visita en los más recónditos lugares de las montañas griegas. Los antros Ideo y Dicteo en Creta, el de Trofonio en Libadia, el del dios Pan en el sector noroeste de la acrópolis de Atenas y el antro de las Ninfas en la lejana patria de Ulises, la isla de Ítaca, son, entre otros de menor categoría, los más importantes, según registra la tradición y la historia de la antigua Grecia.

Nueva Acrópolis - Mapa antigua GreciaLa palabra antro es de origen griego y significa “varón”. Se refiere al lugar subterráneo y oculto donde se realizaba la transmutación iniciática que permitía el “renacimiento” o segundo nacimiento del hombre, convertido en héroe al emerger, victorioso, tras su Iniciación, de la caverna-matriz de la Madre-Tierra. El antro es, entonces, un lugar de reunión de varones para celebrar ritos históricos relacionados con la transformación y la renovación del candidato.

Del simbolismo y significado esotérico de aquellos ritos y procedimientos iniciáticos en los antros nos da el divino Platón una idea muy clara, filosóficamente expresada y asequible a la mente racional, en el capítulo de su diálogo La República dedicado al mito de la caverna, cuya descripción vamos a obviar ya que la suponemos suficientemente conocida del lector.

El antro, exotérica y formalmente, es el lugar de los ritos y misterios de vida y de muerte, donde oficiantes y candidatos se reunían para celebrar un procedimiento de Iniciación, de traspaso e intercambio de experiencia y conocimiento. Pero esotéricamente, el antro es el “cuerpo” del alma del candidato, el santuario profundo de su propio Ego, un lugar de fuerza y de reconocimiento interior, de autodescubrimiento. Y es aquí precisamente, en este logro, donde radica la verdadera Iniciación, o sea, la superación de las diversas “pruebas” que le conducirán desde la oscuridad del antro hasta la luz del mundo de lo real, del reino luminoso de su espíritu.

La existencia y funcionalidad del antro como lugar iniciático y de tránsito de la oscuridad y la ignorancia hacia la luz y el conocimiento no es, por supuesto, patrimonio exclusivo de la antigua Grecia. Las Casas de Horus en Egipto, los Mitreos en Asia Menor y en Roma y las catacumbas cristianas son algunos de los muchos ejemplos que encontramos en las civilizaciones tradicionales de la Antigüedad.

El antro ideo en Creta

En la región montañosa de Anogia, en la isla de Creta, se encuentra uno de los más afamados antros iniciáticos de la Antigüedad desde épocas míticas. Desde 1884, en que un pastor encontró fortuitamente diversos objetos de cobre con la inscripción “Al Zeus de Ida” o Zeus Ideo, hasta hoy, en que continúa la excavación arqueológica con método científico, la cueva, matriz telúrica que se adentra en las entrañas de la tierra, ha dejado descubrir muchos de sus secretos, de sus cultos viejos y olvidados por el tiempo, gracias a la interpretación arqueológica. Sin embargo, aún quedan mucho por descubrir… quizás lo más importantes, sobre su historia y funcionalidad mistérica y cultural.

Diversos testimonios y referencias de la Antigüedad nos indican que el antro Ideo no era solo un lugar de culto, sino uno de  los más importantes centros iniciáticos de la antigua Grecia. Un lugar donde el mito se une a la Historia, donde los mortales entraban en contacto con lo divino; un centro, en fin, de conocimiento e Iniciación mistéricos.

Según el mito, allí creció el niño divino Zeus, protegido por los Curetes, oculto a los ojos de su padre Cronos, quien devoraba a sus hijos a medida que su divina esposa Rea daba a luz. A fin de impedir la muerte de su último hijo, Zeus, la diosa Rea lo oculta y ofrece a Cronos una piedra envuelta en pañales en lugar del recién nacido para que la devore. Bajo la custodia de los Ideos Daktulos, Koribantes o kurites, que cantan y bailan ruidosamente para ocultar el llanto del pequeño dios en la cueva, Zeus crecerá amamantado con la leche de la cabra mágica Amaltea. Se dice que los Ideos Daktulos (daktulos significa “dedos” en griego) surgieron de la tierra cuando Rea, no pudiendo aguantar los dolores del parto en el antro Ideo, donde había ido a dar a luz, apoyó los dedos de sus dos manos en el suelo de la caverna para aliviarse. Así, la tradición pretende que el antro Ideo sea la sede central del culto mistérico a estas deidades intermediarias.

Aquí el mito deja su lugar a la Historia, porque el antro de Ida o Ideo es el lugar donde se asentaron aquellos Iniciados históricos, sacerdotes y terapeutas que daban la Iniciación en los antiguos Misterios cretenses y que tenían el mismo nombre que sus antecesores míticos, o sea, Kurites y Daktilos. Más exactamente, según la tradición histórica, los Daktilos del Ida fueron los fundadores de las ceremonias mistéricas, los poseedores de los secretos sobre el nacimiento de los dioses y grandes maestros en las artes de la curación.

Los Kurites, en cambio, eran los Arcontes o Jefes del Misterio, Iniciados en las artes de las propiedades de las plantas, la ciencia oracular, iniciadores en los misterios superiores, mientras que los Ideos Daktilos lo eran en los misterios menores.

Del gran Pitágoras se dice que fue Iniciado en Creta en estos Misterios del Ida, y también allí iba el rey Minos, convertido en juez del Hades, para recibir los consejos de su padre, el dios Zeus, que había nacido allí, y regular las leyes, según nos refiere el poeta Homero, cada nueve años, ciclo temporal que rige las coincidencias de las órbitas aparentes del Sol y de la Luna. Las leyes que recibía el rey Minos de Zeus son alabadas por Platón y Aristóteles, lo cual nos indica su gran importancia y calidad. Así, en la Apología de Sócrates, este declara su gran satisfacción, ya que, tras su muerte, podrá entrar en un mundo donde los jueces son Minos, Radamanthis, Triptolemo y Eaco, en vez de los jueces mortales e incompetentes de su época.

Según el mito, también fue allí donde por vez primera se celebraron los Juegos Olímpicos, cuando uno de los Kurites guardianes del pequeño Zeus, de nombre Hércules (los diversos investigadores no se ponen de acuerdo en este caso sobre si se trata del mismo héroe realizador de los doce trabajos o de otro personaje mítico) organizó una carrera entre sus hermanos menores y se coronó al vencedor con una corona de ramas de olivo.

De acuerdo con las excavaciones realizadas hasta el momento, el funcionamiento del antro como lugar de culto e Iniciación cubre un período de más de 2000 años, desde la época arcaica hasta la romana, siendo un centro de peregrinaje internacional, como lo atestiguan los hallazgos arqueológicos de ofrendas provenientes de Egipto, Siria y Fenicia y otras regiones de Asia Menor. Sin embargo, y a pesar de su gran importancia, el antro Ideo no es el único de gran valor en la isla de Creta. Entre las muchas cuevas en las montañas de Creta que contaban con antros iniciáticos de culto religioso, el más destacable, y en efecto comparable en importancia al Ideo, es el llamado antro Dikteo.

El antro Dikteo

También en Creta, en la provincia de Lasithiu, se encuentra este antro, donde, según otras versiones de la mitología griega, la diosa Rea dio nacimiento a Zeus, para entregárselo después a las ninfas y a los Kurites, que lo llevaron y protegieron en el Ideo.

La caverna tiene una profundidad de treinta y cinco m, con una longitud de más de 150 m que se hunden en las entrañas de la tierra, entre multitud de estalactitas y estalagmitas rezumantes de humedad. En el fondo del antro hay un lago y allí cerca, una pequeña oquedad donde se han encontrado diversos objetos de culto y ofrendas. Incluso dentro de las estalactitas, con que el paso de los siglos los habían ido cubriendo, se han encontrado hachas dobles ceremoniales, estatuillas en bronce, cerámica, figurillas de animales y demás ofrendas que los peregrinos y neófitos ofrecían a la Divinidad.

Según las investigaciones, el antro Dikteo comienza a ser centro cultural e iniciático desde la Época Preminoica (antes del año 2500 a.C.), continúa en la Época Minoica y llega a su apogeo en los siglos VIII y VII a.C., para ir declinando hasta la Época Romana del siglo I d.C. El hecho de no haberse encontrado objetos y ofrendas de culto dedicadas a Zeus, como sucede en el antro Ideo, parece indicar que este antro estaba dedicado a otra divinidad, posiblemente una diosa minoica, ya que los hallazgos arqueológicos son en su mayoría objetos de uso femenino y adornos.

En la antigua mitología cretense, son tres, principalmente, las heroínas-diosas que se relacionan con el mítico rey Minos, juez del mundo de los muertos: Pasifae, Ariadna y Fedra. En sus aspectos divino y mítico, las tres tienen atributos similares a la Afrodita de la época clásica griega posterior. Tanto es así que bastantes investigadores y eruditos creen que los tres nombres son diversos aspectos de una sola divinidad. En cualquier caso, y puestos a decidir entre las tres, es más posible por el culto, piensan los arqueólogos, que el antro Dikteo estuviese dedicado a la diosa Ariadna y a su amante Dyonisos, el cual, más tarde, se habría identificado con el joven Zeus.

En efecto, después de la bajada de los pueblos dorios, en este antro se adoraba a Zeus Kretagenes, con ceremonias y festividades que se realizaban cada primavera. Pero este Zeus Kretagenes era muy distinto del conocido Zeus, rey de los cielos, y de los dioses olímpicos. Como Dyonisos, cada año moría y resucitaba en la primavera, junto con la Naturaleza toda. Cada año, ceremonialmente, se encendía un fuego sagrado en la caverna, cuando, según el mito simbólico, hervía la sangre tras su nacimiento. Hoy en día no es conocido el emplazamiento de este antro, aunque los habitantes de la antigua Creta festejaban cada año el renacimiento del dios y de la Naturaleza vital bailando ritmos guerreros, llamados Pirihios (los que se decía bailaron los Curetes ante el pequeño recién nacido Zeus), y cantando el llamado Himno Dikteo, que decía así:

“Salve a Ti, gran Hijo de Cronos y de Rea,
que estás por encima de los dioses
y de todos los hombres.
Baja de los aires (Éteres) y ven aquí abajo
al monte Dikteo
y, como cada año, escucha placenteramente
tu himno rítmico…”.

El himno continúa con peticiones de abundancia, fertilidad de los campos y frutos de la tierra y de los ganados, felicidad en las relaciones matrimoniales y vientos favorables para los navegantes. En parte, este himno se sigue cantando, pero con pequeñas alteraciones cristianizantes, en esta provincia de la actual Creta.

Testigos mudos de un mundo olvidado, los antros iniciáticos de la antigua Grecia siguen guardando muchos secretos aún inaccesibles al profano turista que, con sorpresa, los visita en los más recónditos lugares de las montañas griegas. Los antros Ideo y Dicteo en Creta, el de Trofonio en Libadia, el del dios Pan en el sector noroeste de la acrópolis de Atenas y el antro de las Ninfas en la lejana patria de Ulises, la isla de Ítaca, son, entre otros de menor categoría, los más importantes, según registra la tradición y la historia de la antigua Grecia.

Antros del dios pan en el Ática

En contraposición con los dos antros cretenses vistos ya, la mayoría de los restantes antros en Grecia continental estaban dedicados a las ninfas (sobre todo aquellas que tienen relación con fuentes y corrientes de agua) y al dios Pan, concretamente en la región del Ática. De entre ellos, los más conocidos son el antro de las ninfas en Ítaca (referido en la odisea homérica y a la cual dedicó una obra homónima el filósofo neoplatónico Porfirio), el antro Coríneo en la ladera suroeste del monte Parnaso, el antro de Bare en el Ática, el antro de las ninfas y de Pan en la región de Parniza, el antro de Selene y de Pan en Arcadia y el antro de Pan en la acrópolis de Atenas.

Otros Ninfeos (como se llamaban los antros dedicados a las ninfas) se encuentran en el monte Helicón y en el Kitharion, así como en otros montes, diseminados en los más recónditos y abruptos lugares. También los escritores clásicos nos refieren la existencia de otros antros importantes dedicados a otras deidades, como el antro de la ninfa Kalypso en Ogygya, el de Dyonisos en la isla de Naxos, el de Hades y el de Apolo Leteo en Lebadia y, sobre todo, el antro de Trofonio, también en dicha región, del cual nos ocuparemos luego más extensamente.

El antro de Pan, dios de la naturaleza salvaje, abrupta y exuberante, en la Acrópolis, se encuentra en el sector noroeste del montículo, en pleno corazón de la antigua Atenas. La caverna fue dedicada al culto del dios después y con motivo de la victoria de la batalla de Maratón, ya que en una visión del corredor maratoniano Fidipidis, el dios Pan anunció que ayudaría a los griegos para compensar la tardanza en acudir al combate de los espartanos. Y, en efecto, a este dios se atribuye la aparición de una ola de pánico (de ahí la etimología de esta palabra) entre los persas, que los puso en fuga, permitiendo la rápida victoria de los griegos. En conmemoración de este hecho y por consejo del general victorioso Milcíades, se le dedicó la caverna en la Acrópolis y se instauraron fiestas y ceremonias anuales en su honor.

Es, sin embargo, otro antro de Pan en el Ática el que parecería adecuarse mejor, aun en el estado en que se encuentra hoy día, a la naturaleza salvaje, oscura y mistérica de este dios. Se trata del antro de Pan y de las ninfas en Parniza, en el cual se encontraron, en excavaciones arqueológicas realizadas en 1900, multitud de lámparas de barro, de muy probable uso ceremonial e iniciático. La caverna tiene una longitud total de 90 m, y se encuentra sobre la pared de un desfiladero llamado Gura. El medio ambiente rocoso, agreste y rudo que enmarca el antro concuerda plenamente, sin duda, con las características del culto al dios Pan que nos describen tan poéticamente los himnos homéricos.

De parecidas características debía de ser el famoso antro de las ninfas en Ítaca, patria de Ulises, que nos refieren Homero y Porfirio, aunque aún hoy en día no está demostrada su verdadera ubicación, pues hasta hay quienes dudan de que esté en la actual isla llamada Ítaca, y lo sitúan en la cercana isla de Lefcada.

En este antro dice la tradición homérica que Ulises ocultó el tesoro que le dieron los feacios. El escritor Artemidoro de Éfeso refiere que el antro existe verdaderamente, mientras que, por el contrario, tanto el geógrafo Estrabón como el mismo filósofo Porfirio negaban su existencia física, considerándolo más como un símbolo metafísico del más allá, donde habitan las almas de los humanos antes de encarnar en este mundo. Aún hoy hay quienes niegan su existencia real, considerándolo una invención poética del gran autor ciego. La mayoría de los investigadores, sin embargo, lo identifican con la cueva Mavrospilia en la montaña de Agios Stefanos (el monte Neio de Homero). Efectivamente, en esta caverna la investigación arqueológica descubrió un altar de piedra tallado, así como escalones excavados en la roca, diversos restos de cerámica y estatuillas de terracota de antigüedad milenaria.

El antro de Trofonio de Lebadia

Este antro, aparte de sus funciones como centro iniciático en los misterios del mundo subterráneo, cumplía también funciones de oráculo, siendo considerado uno de los más importantes de la antigua Grecia, después del de Delfos y Dodona.

Trofonio era un famoso arquitecto que construyó, junto con su hermano Agamedes, el templo de Apolo en Delfos. Según Plutarco, los hermanos pidieron a Apolo que les recompensara por su trabajo, y el dios les respondió que durante siete días hicieran festejos y el séptimo les recompensaría. Así, el séptimo día cayeron en el sueño de la muerte y Apolo les habló. Se trata de una perfecta alegoría de la vida y la muerte iniciática.

La historia del antro de Trofonio está cubierta de un velo de misterio. Según  Pausanias, en cierta ocasión en que hubo una gran sequía en Beocia, con más de dos años sin llover, los habitantes pidieron oráculo en Delfos. Pero la Pitia respondió que la solución la encontrarían en el oráculo de Trofonio en Lebadia. Sin embargo, nadie conocía la existencia de tal oráculo. Entonces, uno de los embajadores, llamado Saón, vio un enjambre de abejas, y sintiendo un rapto de inspiración, decidió seguirlas. Las abejas le condujeron a una caverna donde encontró a Trofonio, quien le dio los consejos necesarios para detener la gran sequía. En adelante, ese fue el procedimiento a seguir por todo aquel que quisiese solicitar oráculo del Iniciado Trofonio, el “durmiente”. Antes de bajar al oscuro antro, pasando por estrechos pasillos cavados en la roca por donde con dificultad se puede caminar, el solicitante, que más era un candidato a la Iniciación, pues debía bajar al mundo de los muertos para luego regresar de nuevo a la vida, tenía que seguir una dieta especial durante varios días en el templo del Buen Espíritu y de la Buena Suerte, que había en la superficie, cerca del antro, y realizar diversas ceremonias y ofrendas a Trofonio y a sus hijos. Después, un sacerdote adivino, tras ver si el acto era propicio en las vísceras de un animal sacrificado, le daba permiso para bajar al antro.

Tras este ceremonial el candidato era conducido por dos sacerdotes al río Ercina, donde debía lavarse y purificarse frotándose con aceite. Luego, debía beber agua de las fuentes del Olvido (Leteo) y del Recuerdo (Mnemosyne) para que olvidara su vida hasta entonces y recordara, en cambio, todo cuanto viese y oyese en el antro mistérico. Tras todo ello, y después de rezar ante la estatua de Trofonio, se le colocaba una túnica de lino blanco, un cinturón y sandalias de esparto, y podía ya bajar a la galería subterránea que conducía a la sala central del antro. De lo que pasaba al candidato una vez pisaba allí, poca cosa es conocida. Roza el umbral de lo secreto, experiencia metafísica e iniciática intransferible. Las descripciones hablan simplemente de una fuerza que “se asemejaba a un torbellino como el del más rápido y turbulento río”, la cual arrastraba al candidato hasta el santuario, donde vería y escucharía los secretos que celosamente guarda el futuro.

Pausanias, aunque tuvo él mismo tal experiencia, evita siempre hablar de ello. Sin embargo, Plutarco nos refiere la experiencia de un tal Timarco, contemporáneo de Platón, de gran interés:

“Cuando bajé al antro, al principio me encontré en la más profunda oscuridad. No sabía bien si estaba despierto o se trataba de un sueño. Lo único que sé es que se escuchó un fuerte ruido y recibí un golpe en la cabeza. Las costuras de mi cráneo se separaron, dejando salida libre a mi alma”.

Según Timarco, después de esto, viajó en forma de “espíritu” y su viaje duró dos días y dos noches. De lo que aconteció entonces nada más se refiere.

Del fondo del santuario, todos los candidatos salían de la misma manera, con los pies por delante e inconscientes. Después, los sacerdotes, en la fuente de la Memoria, con preguntas adecuadas les ayudaban a recordar su experiencia, y poco a poco volvían en sí y recobraban la razón, según nos refiere Pausanias. La experiencia mistérica debía de ser sin duda extraordinariamente fuerte, ya que se dice que la mayoría de los neófitos, desde ese momento, caían en una melancolía que les duraba casi toda la vida. Por ello, los antiguos, cuando querían referirse a un hombre serio, que no reía nunca, decían el refrán:”recibió el oráculo de Trofonio”.

También se refieren cosas muy extrañas, como por ejemplo, que algunas veces, el neófito salía del antro. Se dice que un tal Eutiquides salió de la caverna llevando en las manos placas de bronce con inscripciones, y que el mismo gran Adepto Apolonio de Tyana salió con un libro en las manos.

El antro como imagen del mundo

Tomando como modelo el antro de las ninfas homérico, el discípulo de Plotino, el neoplatónico Porfirio (III d.C.) nos aporta elementos muy importantes sobre el sentido esotérico de los antros, enseñanza que se integra perfectamente en la tradición iniciática de Pitágoras y de Platón. Nos refiere Porfirio que los antiguos dedicaban los antros al mundo manifestado.

En el mito de la caverna, Platón expresa claramente la consideración del antro como símbolo del mundo, oscuro y terrestre, donde las almas están prisioneras en la ignorancia y el dolor, y donde deben liberarse, superar la oscuridad de la ignorancia para volver a la luz, renaciendo a un mundo más luminoso y espiritual, libre del sufrimiento de las cadenas y de la materia pasional.

Así, el antro es la matriz, el crisol alquímico en este mundo donde el hombre, a través del procedimiento iniciático, debe transmutarse a sí mismo. El mismo Porfirio nos refiere que Pitágoras, Iniciado en el antro Ideo por los Kurites junto con su maestro Epiménides, había elegido también un antro como lugar de Iniciación para sus discípulos más selectos.

La bajada al fondo del antro, las pruebas y experiencias allí recibidas y la ascensión de nuevo al mundo de la luz son símbolos vivos de la caída del alma en la materia oscura, de la encarnación en esta tierra de dolor, de la cual deberá el alma, naciendo de nuevo a la luz, resurgir y ascender liberada de ataduras a la región luminosa de donde proviene inicialmente. Un recorrido circular, una trayectoria de evolución superior con ritmos de “pasaje iniciático”, de la luz a la oscuridad, y de nuevo de la oscuridad hacia la luz, todo ello simbolizado en el antro iniciático, el lugar del misterio donde el hombre se comunica con lo divino, cruzando el puente que separa la vida de la muerte, la luz de la oscuridad. El antro es, entonces, imagen del universo, más tarde representada también en los templos iniciáticos, donde se desarrolla el alma sacudiendo su ceguera y donde sucede cada evolución, cada transformación alquímica, cual crisol escondido en el vientre sagrado de la Madre Tierra, la Mater Materia. Vive pues, lector, tu experiencia en el antro del mundo, pero no olvides que tu destino final será salir de la caverna y dirigir tus pasos hacia la luz del Sol, en lo más alto del firmamento.

Créditos de las imágenes: Rowanwindwhistler

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies