Simbolismo de… el oro

Autor: M.A. Carrillo de Albornoz y M.A. Fernández

publicado el 20-05-2018

El oro es el rey de los metales y, por lo tanto, un símbolo de perfección y de cúspide, semejante al Sol en nuestra Galaxia por lo que tiene de brillo, luminosidad y pureza.

Nueva Acrópolis - OroSegún la doctrina hindú, el oro es la “luz mineral”. Es un símbolo de perennidad, de inmortalidad, y así ha sido considerado desde siempre por todas las culturas.

Su color amarillo-luminoso le hace ser diferente y estar por encima del resto de los demás metales, que tienden a ser de color blanco-plateado. Esto unido a su indestructibilidad y belleza, motivó que las joyas más valiosas de la antigüedad se hicieran en oro y así hayan llegado hasta nosotros prácticamente intactas.

El ser un metal noble, dúctil y maleable, permitió desde siempre hacer con él las más bellas piezas para los cultos religiosos y la realeza, que encarnaban en todas las tradiciones símbolos de belleza, de pureza y prosperidad. El oro representa también la inmortalidad y la felicidad eterna.

Para los alquimistas medievales, conseguir el oro a través de las distintas transformaciones de la materia era lograr la Piedra Filosofal, el Elixir de la Vida, un símbolo tan amplio que comprendía desde la panacea universal que convierte a los hombres en dioses o a los soles en estrellas, hasta la transformación de la materia prima de la droguería en el oro más puro. Ellos aseguraban que esta Piedra Filosofal existe, que se puede lograr, y nos hablan de las vías para conseguirla a través de sucesivas cocciones o de separaciones de los elementos constitutivos de la materia prima. El oro para la alquimia simboliza la glorificación o “cuarto estado”, después del negro, el blanco y el rojo.

Simbólicamente, el trabajo de los alquimistas consistía en devolverle al hombre sus poderes perdidos, u olvidados más bien al caer en la materia, y despertar su conciencia para sentir su verdadera esencia espiritual, acelerando así su evolución y consiguiendo ser un “hombre de oro”. Debía transformarse a sí mismo y lograr su transmutación siendo el operador de su propia obra y obteniendo del plomo de sus defectos el oro de sus virtudes.

Créditos de las imágenes: mwewering

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies