Cómo se plasman los sueños

Autor: Jorge Ángel Livraga

publicado el 14-12-2015

Para aquellos que me leen por primera vez, os digo que mis artículos son reflexiones, son contactos, son algunos pensamientos. Quiero que sepáis también, que usamos esta forma de dirigirnos porque creemos que toda persona es ingénitamente filosófica, o sea, «todos somos filósofos»; que no hay una Universidad que pueda hacer filósofos; podrá reconocer mediante un título una serie de conocimientos técnicos, pero no hay universidades que hagan filósofos, como no las hay que hagan poetas o músicos. El Hombre lleva dentro de sí esa inquietud. El Hombre es «filo-sofos», o sea, «el enamorado de la sabiduría», el enamorado de la profundidad de las cosas.

Nueva Acrópolis - Como se plasman los sueñosEse filo-sofos está en todos nosotros. Simplemente es cuestión, como diría Sócrates, de reencontrarse. Encontrarnos a nosotros mismos para reencontrarnos, para vernos en ese espejo encantado nuestro nuevo rostro, el rostro interior que podemos tener, el rostro profundo.

Y de ese rostro profundo podemos partir, para el tema de hoy de «Cómo se plasman los sueños». No voy a hablar de los sueños en el sentido físico, o sea, de estar dormido o de estar despierto, sino de sueños como ilusiones, como arquetipos; es decir, como todo aquello que está detrás de las cosas físicas.

Yo no desconozco que existe una ley de la gravedad que hace correr el agua de la montaña al mar, pero esa ley de la gravedad es un ente mecánico, detrás del cual tiene que haber un Ser, y ese Ser, como diría Calderón de la Barca, es el sueño que sueña el río.

El río es río y corre porque sueña que corre; los pájaros, de alguna manera, sueñan que son pájaros, y de alguna manera nosotros hemos soñado lo que somos. Todos nosotros tenemos dentro una serie de sueños, unos artísticos, los otros familiares, económicos, sociales, políticos. Todo el mundo tiene sueños. A veces creemos que porque una persona sea pobre o porque vaya vestida de una manera u otra, esa persona no tiene posibilidad de soñar. Todos nosotros, de una manera u otra, tenemos la posibilidad de soñar.

Todos nosotros estamos en contacto con ese Ente interior donde viven los arquetipos, donde están los sueños. Todos nosotros, sentimos a veces en nuestra humildad, en nuestro recogimiento, sentimos pasar las grandes centellas de los sueños. Hay voces misteriosas que nos gritan desde los poemas, esos que tal vez nunca escribimos porque somos tímidos para hacerlo.

Hay músicas extrañas, pero que no podemos plasmar porque no sabemos manejar un instrumento o porque no conocemos música. Hay mil ideas de cómo hacer esto y aquello, pero no podemos hacerlo porque no tenemos la fuerza económica necesaria.

Existe dentro de nosotros un mundo arquetípico, existe dentro de nosotros una llamada ancestral hacia la Perfección, hacia el Bien, hacia la Concordia, hacia el Amor. Una llamada fuerte, poderosa, constante, que no nos abandona nunca. Es una llamada que no envejece jamás, es una llamada que no peina canas; no importa la edad que tengamos, esta llamada sigue dentro nuestro, sigue… sigue… sigue…

¿Y cómo se plasman los sueños? Vamos a ver un pequeño esquema; hemos hablado varias veces de que en la Naturaleza podemos dividir siete planos, así como hay siete días en la semana, siete notas musicales básicas, siete colores fundamentales, etc. Existe un septenario que rige el mundo manifiesto que conocemos.

También la plasmación de los sueños está regida por el número 7. Existe una dimensión que la podemos llamar de la voluntad; en esta dimensión las cosas son químicamente puras; los que habéis leído a Schopenhauer, recordaréis lo que él decía sobre la voluntad, sobre unos impulsos puros, sobre esa suerte de números o cosas que existen más allá de todas las apariencias y que provocan una y otra vez fenómenos similares.

A este mundo no le alcanza la muerte, no le alcanza la decadencia, no le alcanza ninguna de las formas de desprestigio que hoy conocemos. Debajo de él estaría el mundo de la intuición, en donde sujeto y objeto se ponen en contacto directo, en donde podemos, de alguna manera, conocer las cosas directamente sin necesidad de intermediarios. Por ejemplo, si vais a Grecia y visitáis el Partenón, diréis que el Partenón es bello, aunque no sepáis de arquitectura ni de arqueología.

Sin embargo, cualquiera de los aquí presentes me podría decir si un objeto es bello o si no lo es; tal vez no estemos todos de acuerdo, tal vez tengamos distintos cánones de ver la belleza, pero todos podemos decir si algo es bello cuando es bello. No hace falta que nos lo expliquen, si está hecho con este u otro material; hay algo dentro de nosotros, algo inexorable que nos hace decir que algo es bello o no.

Existe un tercer plano, el plano del intelecto. Según los filósofos griegos, es aquel que nos permite entender las cosas en su profundidad, captar las cosas a fondo, llegar a la médula de las mismas. Por debajo está el mundo de la razón y de los deseos; en este plano entramos en la eterna dualidad, pues nuestra mente es dual. Es el plano de la razón con deseo, la que trata de saber algo, la que tiene sed de conocer las cosas, de especular, de ganar y de perder.

Por debajo está el mundo psíquico, donde empiezan nuestros sueños, nuestras imaginaciones, nuestras fantasías, ese mundo psíquico que hace que cambie completamente nuestro ser ante los demás. Hay personas que no son hermosas físicamente y sin embargo tienen un encanto especial que hace que nos sintamos atraídos hacia ellas, tienen un «algo» que despierta nuestro interés. En cambio, hay personas con un aspecto físico muy bueno, bien vestidas, de agradable apariencia pero que nos caen inexplicablemente mal, no nos son simpáticas. Y uno se pregunta frecuentemente por qué alguien bueno y honrado nos cae mal.

Estamos ante el mundo psíquico, que se relaciona de alguna manera con el mundo intuitivo; es el mundo de la psique que corona un mundo inferior, es el mundo de la vitalidad. Todas las cosas tienen vitalidad. Todas las cosas tienen un hálito de vida y ese hálito las mantiene manifestadas. Así, por debajo del plano de la vitalidad, estaría el plano de la manifestación.

¿Cómo se manifiestan los sueños? Hay un mundo arquetípico. Por ejemplo, si yo os pregunto: ¿cuánto hacen dos más dos? Hacen cuatro; perfecto, pero ¿cuánto qué? No hace falta aclarar. Existe, pues, un mundo superior, abstracto, que está más allá de los atributos de color, de forma, de tamaño, y en este mundo existen los arquetipos de los sueños que se van a ir plasmando hasta su manifestación.

Pero los sueños, según los filósofos clásicos, no son producto de los hombres sino que serían previos a los hombres. Estos sueños, estos arquetipos, habrían existido desde el comienzo de todas las cosas. Todo existe en la Naturaleza más allá de lo que el Hombre puede descubrir o no. Existe un esquema previo natural que está más allá de lo que nosotros podamos captar. Hoy decimos que hay siete notas musicales, hemos separado nuestra semana en siete días de acuerdo con los planetas etc., pero ya estaba plasmado de alguna manera, ya estaba imbricado dentro de la concepción misma del Cosmos. Estos sueños viven y existen cual fantasmagóricos amigos, extraños seres que nunca nos abandonan, viven en su mundo de arquetipo. Grandes trasgos, caballeros, damas, luces de colores, cosas extrañas, voces desconocidas, cuadros que nunca vimos, palabras que nunca habíamos escuchado, palabras que nunca aprendimos… Existen, están en esa especie de Caja de Pandora de donde nunca escapó la Esperanza, los sueños que se van a ir plasmando poco a poco.

¿De qué manera se plasman? Se plasman realizándolos paso a paso. Veamos qué es lo primero que hacéis para construir una casa, por ejemplo. Primero la queréis, o sea, tenéis un acto de volición. Luego, pensáis que os gustaría que tuviera una ventana con cuatro barrotes y con dos macetas, y con un pino y un perro, etc. Eso lo sentís, lo intuís de alguna manera, es vuestro arquetipo. Ya está vuestro sueño descendiendo, está «encarnando». Pero ahora vais a empezar a «inteligir» ese sueño. ¿De qué manera concebís esa casa? ¿En forma de torre, cuadrada, alta, baja, grande? Así, empezáis a inteligir vuestra casa. Luego viene la otra parte: ¿qué vale el metro cuadrado, y el cemento, y el ladrillo, etc., etc.? Ahí está el mundo de la razón, el mundo de los deseos.

Cuando lográis razonar aquello que más o menos os es posible hacer, entonces psíquicamente lo empezáis a desear, ha entrado al mundo psíquico, al cual le estáis prestando con la repetición, con la atención, una vitalidad que va aumentando. Eso es vida, habéis dado vida a vuestros sueños.

Tal vez existan sueños que no son tan fáciles de realizar, pero este sería un tema que nos llevaría mucho tiempo. A veces, hay intereses creados, hay elementos que limitan nuestros sueños. Los sueños de los demás, a veces, limitan nuestros propios sueños.

Hay cosas, elementos que no dejan plasmar los sueños como nosotros queremos que se plasmen. Pero para eso hay que ejercitar la voluntad, hace falta ejercitar el dominio sobre sí mismo, y hace falta también saber desear las cosas. No basta con que las pensemos, hace falta desearlas. Hace falta tener voluntad, tener fe en nosotros mismos, y hace falta conectarse con ese mundo espiritual, con esa gran reserva espiritual que existe ahí arriba. La Voluntad, la Intuición, el Intelecto.

Ahí, de alguna manera, viven nuestros sueños, viven nuestros arquetipos, los que realizaremos ahora o en algún otro momento. Allí vive lo que alumbraba al Quijote, que vivió loco y murió cuerdo, pero ¿quién sabe?, tal vez no murió cuerdo ni vivió loco, a lo mejor fue al revés… Porque no hay mayor locura que dar tanta importancia a las cosas de la carne, y tanta importancia a las cosas aparentemente razonables.

Tal vez no haya mayor cordura y mayor acercamiento a la Verdad que saber enfrentar las cosas con profundidad y con fuerza. Saber cantar juntos, saber hablar juntos, saber estar juntos, poder soñar profunda y poderosamente. Hay que soñar pero no a la manera de un «potai» japonés o chino, sentado con una gran panza y mirando para arriba. No. Hay que soñar poderosamente, hay que soñar hasta que se salten las lágrimas de los ojos, hay que soñar tensando los músculos, hay que soñar cerrando los ojos.

Hay que ser toda una Voluntad en marcha hacia ese Sueño que nosotros queremos. Debemos tener una Fuerza Interior que es lo que nos diferencia de las bestias. Eso es lo que nos diferencia, esa Fuerza Interior, esa fuerza de soñar, de crear.

Si hoy el mundo se viniese abajo, si hoy perdiéramos nuestro arte, nuestra ciencia, toda nuestra filosofía, toda nuestra literatura, todas nuestras ciudades, nuestros caminos, etc., aunque solo quedase una pareja sobre la tierra, volverían a repoblar el mundo, y volverían las bibliotecas, los poemas, los niños, los cuadros pintados. Volvería a haber Partenones y volvería a haber pirámides. Porque el Hombre lleva dentro de sí los arquetipos de la totalidad de la Humanidad.

Cada uno de nosotros refleja en cierto modo todos a los hombres que existen sobre la tierra; cada uno de nosotros tiene dentro de sí todos los sueños de los hombres que vivieron sobre la tierra, y también de los hombres que van a venir. Cada uno de nosotros tiene un potencial insospechado, mas hace falta tener tenacidad; no es fácil plasmar los sueños, es muy difícil. Tenemos que poder hacer el esfuerzo de plasmar los sueños año a año, mes a mes, día a día, hora a hora, minuto a minuto.

Y si no tenemos sueños, pues sigamos el sueño de otro, pero no nos quedemos sin sueños. Tampoco tenemos estrellas en las manos, y sin embargo, hemos aprendido a dirigir nuestras miradas hacia las estrellas que están en el cielo. Tampoco tenemos manantiales de agua en nuestro pecho, y sin embargo, hemos aprendido a beber de los manantiales de las montañas.

Así también, si no tenemos un sueño propio, intentemos seguir alguno grande que nos verticalice, que nos haga ser humanos no solo por fuera, sino también por dentro. Pero si realmente somos Hombres como lo quiere la Filosofía y como lo quiere la Naturaleza que está dentro de cada hombre, entonces nos erguimos en nuestros pies y en nuestra humildad ante Dios.

Podemos decir: yo soy un Hombre, yo tengo sueños, no soy una máquina, estoy mucho más allá. Puedo hacer, puedo mejorarme a mí mismo, puedo soñar algo que esté por encima de mí mismo. Soy un poco de Creación, y de tal suerte puedo soñar con un Hombre Nuevo; un Hombre Nuevo que no tenga nuestras limitaciones, un Hombre Nuevo que cuando nazca Poeta pueda escribir sus versos, un Hombre Nuevo que cuando nazca Músico pueda escribir sus músicas.

Un Hombre Nuevo que podrá vivir ecológicamente, no en contra de la Naturaleza sino a favor, siguiendo sus propias leyes naturales, estando depurado por fuera y por dentro. Un Hombre Nuevo que no conozca el miedo, el odio, el rencor. Un Hombre Nuevo que nos recuerde con Amor, en el sentido de que nosotros le hemos soñado cuando no existía…

En este momento oscuro de la Historia, en medio de todas las crisis, en medio de la caída de todos los valores, en medio de todas las vacilaciones y las dudas, nosotros nos hemos atrevido a soñar con Él, con un Hombre Nuevo. Con el Nuevo Hombre que va a venir, alguien que va a nacer en nosotros. Un Hombre Nuevo que sea íntegro por dentro, un Hombre que no lo puedan comprar con todo el oro del mundo, un Hombre que sea realmente consciente de su Inmortalidad, un Hombre que sepa que ser Hombre no es simplemente tener un esqueleto, huesos, etc., sino algo más profundo. El Hombre es como un rayo, un relámpago en medio de la noche…

Ser Hombre en este momento histórico, ser semilla de Hombre Nuevo, es precisamente ser como una Luz en la noche. Nuestro camino, como decía un pensador, hace muchos años que está alumbrado por los relámpagos, y a través de esos relámpagos, vamos a poder llegar hasta ese Hombre Nuevo y Mejor que todos soñamos. Vamos a poder hacer descender los sueños, nuestras manos llenas de semillas van a recibir las palomas blancas de la inspiración, y otra vez habrá Homeros que canten; otra vez, habrá Hombres grandes que han esculpido y han pintado. Otra vez podremos estar orgullosos de SER HOMBRES.

Esa es la plasmación de los sueños, de los pequeños sueños como el de la casa; y de los grandes sueños como el de plasmar un Hombre Nuevo. Es la mecánica filosófica que hace que los sueños puedan encarnarse, plasmarse. Cada uno de nosotros somos un sueño. De alguna manera vosotros me habéis soñado y yo os he soñado a vosotros. Porque nos hemos soñado mutuamente, nos hemos encontrado.

En este mundo de sueños e ilusiones, sepamos en realidad lo que somos: ¿una luz que pasa el horizonte? Somos Hombres, somos Filósofos, somos la semilla del Hombre Nuevo, somos esa fuerza ineludible que puede hacer aquello que soñaba Cervantes en su Quijote: convertir a los gigantes en molinos de viento y no los molinos de viento en gigantes. Recordad cuando el Quijote va a arremeter contra los molinos creyendo que son gigantes, y le dice Sancho: «¡Cuidado!, que son molinos…». El Quijote le contesta: «Eso son ogros, son nuestros enemigos», los arremete y cae en tierra. Entonces Sancho le dice: «¿No le dije, señor, que eran molinos?», y responde el Quijote: «¿Y no te dije yo, Sancho, que hay cosas que solamente las enseña la Caballería: que gigantes hay que al arremeterlos, se convierten en molinos de viento…?».

Eso lo debemos aprender, eso lo debemos sentir, eso lo debemos tener en nuestro corazón y en nuestra cabeza. En cada carta que escribamos, en cada momento en que estemos en contacto con otro ser humano y aun cuando estemos a solas. Recordad siempre que tenemos la dignidad de SER SERES HUMANOS, que detrás de nosotros hay miles y miles de años de historia y que por delante hay miles y miles de años de Futuro.

Que somos un eslabón de una Gran Cadena y que tenemos la responsabilidad histórica de llevar las nuevas semillas hacia el Mundo Nuevo y de abrir los surcos de la Tierra Nueva. Tengamos la fuerza suficiente para levantarnos cada mañana renovados; y seamos lo que seamos, hagamos lo que hagamos, tratemos de hacerlo bien, tratemos de hacerlo de manera filosófica. Tratemos siempre de estar conectados con este mundo de sueños, con este mundo que después de la muerte nos espera para recibirnos maravillosamente, envueltos en la Paz del Deber cumplido.

Conferencia dictada el 14 de julio de 1979 en la sede de Nueva Acrópolis, Gran Vía 22, Madrid, España.

Créditos de las imágenes: Sueño conciente

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.
Se han obtenido los permisos necesarios para la publicación de este artículo

Referencias del artículo
Conferencia dictada el 14 de julio de 1979 en la sede de Nueva Acrópolis, Gran Vía 22, Madrid, España.

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies