Candidez e ideal

Autor: Jorge Ángel Livraga

publicado el 10-06-2016

El pensamiento actual, fuertemente influenciado por el materialismo, se inclina frecuentemente a un constante juego de contradicciones. Pero de la antigua fórmula de «tesis-antítesis-síntesis», en donde el último término englobaba lo mejor de los dos anteriores de la forma más ecléctica posible, se ha pasado a una irreductibilidad conceptual en donde el proceso queda a medias y el análisis ha reemplazado a la síntesis.

Nueva Acrópolis - Candidez / IdealA la vocación natural del Hombre por la unidad y la concordia se la emparenta, artificiosamente, con la falsía y la incompetencia práctica. Este mecanismo infralógico deja las conciencias en perpetuo estado de insatisfacción y promueve continuos y vertiginosos cambios que no ofrecen jamás satisfacción alguna. Esa insatisfacción perpetua, digna de figurar como el peor tormento en el infierno de Dante, y que en el clasicismo inspiró el mito de Sísifo, es ponderada, desde Lenin para acá, como un motor necesario de los acontecimientos históricos. Pues «acontecimiento» es para estas gentes siempre cambio, como si el arribar a puerto seguro no fuese más feliz «acontecimiento» para un viajero que el errar en un querer que jamás se plasma.

Así, el Hombre ha sido olvidado, sepultado por los intereses de partidos y clases, más o menos subjetivas e inconcretas. Una moderna mitología, plagada de fantasmas y paraísos, ha reemplazado en la mente del joven los senderos del recto pensar, recto actuar y recto obtener.

Todas las cosas parecen estar en constante contradicción; pero no la contradicción constructiva que lleva a la armonía por la oposición, sino la destructiva que excluye y pulveriza lo más débil y menos numeroso, sea o no lo más benéfico y necesario. La juventud, mediante una propaganda constante, ha sido forzada a pensar así; nadie le enseñó otra cosa. Angustia y progreso se le hacen hermanos, y la violencia salvaje, el único camino para cambiar el mundo. Sí, para «cambiar», pues de mejorar ya poco se habla. Se ha identificado «cambio» con «progreso», y «desarrollo» con «plenitud».

Así, el proceso queda a medias, eternamente sumido en un devenir que no llega a ninguna parte. Es que no puede llegarse a lugar seguro alguno cuando se excluyen términos necesarios de conjugación, de plasmación, de plenitud.

Por lo general, el idealista desprecia la candidez. Su eterno galopar, su marchar incesante sin mirar el camino ya no es un medio, sino un fin en sí. Y con pena y sin gloria nos precipitamos todos hacia un futuro incierto, quedándonos sin pasado y sin alcanzar a vivir el presente. La fugacidad y la inestabilidad lo han reemplazado todo. Las ideas candorosas, nobles, bondadosas, la ingénita ternura de los primeros pasos, se contemplan como mojones superados, y la hiperactividad estéril barre con todo sentimiento altruista, y en nombre del «ideal» se deja de ser idealista.

La lucha cruel y cotidiana por la supervivencia ha embotado los sentidos del alma. Nos hemos olvidado de sonreír, de vivir, de gozar de la vida. La ingenuidad ha sido machacada bajo las pezuñas de la manada enloquecida que corre y corre, sin saber ni sentir otras cosas que el trueno de sus propios pasos.

Debemos ser idealistas, sí, pero también debemos continuar siendo ingenuos, por lo menos en cierta medida. Los prejuicios y los resentimientos no deben secar nuestros corazones. La espiritualidad que propone Nueva Acrópolis es una espiritualidad de lucha, pero también lo es de bondad y de paz. De manos enlazadas. De hombros juntos.

Nosotros no hemos aparecido en el horizonte de la Historia tan solo para cambiar el mundo; hemos venido, fundamentalmente, a mejorarlo.

Créditos de las imágenes: Blue

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.

2 comentarios

  1. Emiliano dice:

    Las palabras del querido Livraga suenan como una bella canción en los oídos de los idealistas. Agradecido a todos por compartir este contenido aquí, que és un bueno canal de comunicacíon e ayuda a mantener nuestro fuego vivo e fuerte.

  2. Jose dice:

    La mayoria de nosotros hemos cambiado el mundo sin quererlo con nuestros actos la mayoria de veces egoistas, inescrupulosos, llenos de envidia, de lujuria, pero lo hemos cambiado de forma negativa ahora el mundo es peor que en el pasado, incluso en los niños se nota sesgos de maldad intrinseca. Es de hora de cambiar el mundo para que sea mejor cada dia realizando actos altruistas, en beneficio de la humanidad, que importa hacer el bien sin mirar a quien, no haciendo a otro lo que no quisieramos que se haga con nosotros o en sentido contrario vivir haciendo el bien que nosotros quisieramos tambien recibir de vuelta por la ley de accion-reacciòn o ley de karma…..

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies