Anécdotas filosóficas: Ortega y Gasset, de profesión, filósofo

Autor: Juan Carlos del Río

publicado el 01-01-2018

Cuenta la leyenda urbana que en cierta ocasión toreaba en la plaza de las Ventas Rafael Gómez Ortega, el Gallo. Estando en el callejón, entre toro y toro, alguien se le acercó y guiándole hacia unos de los tendidos le presentó a un señor encorbatado que se sentaba en los barrera. Dicen que la conversación se mantuvo en los siguientes términos:

Rafael el Gallo y José Ortega y Gasset-Maestro, le presentó a Don José Ortega y Gasset- dijo el avezado guía.
-Buenas tardes.
-Buenas tardes, maestro. Me alegro mucho de poder conocerle. Soy gran admirador suyo.
-Don José es un gran filósofo- volvió a interrumpir el guía.

El Gallo quedó pensativo durante unos instantes, y dirigiendo una mirada fija a Ortega le preguntó:
-Perdone, ¿a qué ha dicho usted que se dedica?
-Soy filósofo. Me dedico a pensar.
Los ojos de el Gallo se abrieron de par en par y, sin pensárselo dos veces, mientras se daba la vuelta para volver a concentrarse en su próximo toro, le espetó:
-¡Hay gente pa to!

Créditos de las imágenes: ABC

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.

¿Qué opinas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies