Anécdotas filosóficas: La pasión por la lectura de Aristóteles

Autor: Juan Carlos del Río

publicado el 01-12-2021

Diógenes Laercio narraba la dedicación de Aristóteles por el estudio y la lectura, que llegaba a tal punto que al final del día, cuando iba a la cama para seguir leyendo, sostenía una bola de bronce en la mano, dentro de una palangana del mismo metal. Cuando le preguntaron el motivo de esta extraña costumbre, explicó:

Cuando el sueño me puede, cae la bola sobre el barreño, el estruendo me vuelve a despertar y puedo seguir leyendo.

anécdota Aristóteles

Créditos de las imágenes: Virtual Archaeology

Si alguna de las imágenes usadas en este artículo están en violación de un derecho de autor, por favor póngase en contacto con nosotros.

¿Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.